¿Qué es tan especial?

Pregunté a la gente que recibía ya shiatsu de mí:

Andreas, 68

"Estar tendido en un prado de flores, sín porqué, totalmente con mi mismo."

Claudia, 61

"Después de un tratamiento de shiatsu me siento completamente nueva y fresca. Mis músculos están relejados, mi tensión arterial es estable, mis pies están fijos en el suelo. Cada vez aun mi alma es mejor: temores y inquietudes no me pesan tanto."

Martina, 30

"... dejarlo todo, relajar bloqueos, y dejar circular la energía de nuevo."

Michaela, 53

"Shiatsu es el fín ideal a una semana de trabajo duro. Calma, relaja, y me afloja. Síntomas especiales como dolor de la nuca o de la cabeza se mejoran o aun desaparecen. ¡¡Simplemente me siento tan bien!!"